miércoles, 24 de noviembre de 2010

Rory Gallagher - Tattoo

Hola chavales!
Bienvenidos una vez más al Diario de una blogger con fiebre.
Por lo que parece me ha cogido cariño y ha decidido que quiere intimar conmigo.
La semana pasada, después de una intensa relación, decidimos darnos un tiempo, pero se ha puesto pesada y quiere volver. No sé como se lo tomará cuando le diga que no me termina de caer simpática. A ver que pasa. Prometo manteneros informados.

Como ya sabéis, el gran descubrimiento de este año ha sido la música gafapasta, y bueno, si no lo sabéis seguro que os hacíais una idea. Yo antes no escuchaba esas cosas, es que ni se me pasaba por la cabeza. El caso es que, pensándolo en frío, todavía me asusto, o me sorprendo de ello, no lo sé muy bien.
Yo, fan número uno de una eléctrica en condiciones, escuchando canciones ñoñas que no vienen firmadas por Klaus Meine y Rudolf Schenker, donde vamos a parar.
El cuerpo me pide sentimentalismos y cursiladas gafapasta cuando hasta ahora los únicos sentimentalismos y cursiladas que era capaz de soportar eran los de las películas y los de las powerballads moja bragas.

Ayer, cuando empecé a escribir "una" entrada (digo "una" porque en un momento de lucidez me dio por borrarlo todo) me quedé sin palabras, no me salía nada, la ilusión que venía trayendo con el blog se esfumó de repente y zas!
Pánico.
Entré en una especie de crisis musical, de esas que me gasto yo de vez en cuando:
Marina, que demonios estás haciendo.
Fue entonces cuando me dio por borrar la entrada e irme a dormir con la idea de no actualizar esta semana y tomarme unas vacaciones bloggeriles, pero bueno, tenemos ahí las Navidades, que me las pasaré en un centro de estudios con el Lehninger a fuego y el ipod cargado de música que no escuché nunca.
Se estudia muy guay en un centro de estudios, deberíais probarlo, se amortiza muy bien el tiempo, no hay ruidos, no hay hermanos tocapelotas... merece la pena.

Esta mañana me levanté con unas ganas enormes de ponerme (otra vez, llevo toda la semana igual) a escuchar Love of Lesbian (qué fastidiosamente buenos son Love of Lesbian) y doy gracias porque la batería del ipod se me acabase ayer en algún momento que no recuerdo, me lo dejaría encendido, porque si no, ya me veía hoy en las mismas, pero no, encendí el ordenador y me puse con Rory Gallagher.
Qué bueno era, que... enorme, y encima humilde, siempre quiso mantenerse al margen, y si no que se lo pregunten a Mick Jagger, pero eso os lo cuento más adelante, vayamos por partes.

Es probable que la mayoría de los que nos leéis, no hayáis oído hablar del irlandés, lo dicho, le gustaba poco meterse en fregaos, pero vais a salir de aquí encantados. Os voy a descubrir a uno de los mas grandes guitarristas que se han visto.


Rory Gallagher fue un guitarrista de blues y rock nacido en Irlanda a finales de los '40. Su padre (que tocaba el acordeón) y su madre (que era cantante) le compraron su primera guitarra a los ocho años. A los doce ganó su primer concurso de talentos y con el premio se compró una acústica y una eléctrica. Tres años más tarde se haría con una Fender Stratocaster de aspecto bastante cochambroso, que sería para él lo que la Gibson Les Paul para Slash: todo un signo de identidad.
Encontró en los grandes de los '50 todas las influencias que quiso y más y, allá por los '60, formó su propia banda: The Taste (más adelante Taste a secas), con la que grabaría un par de discos y giraría junto a Cream y Blind Faith. En 1970 la banda se disuelve y comienza su brillante carrera en solitario.
El resto de bandas se pegaban por él, ya le había echado el ojo Mick Jagger para sustituir a Taylor, pero ese puesto era de Woods claramente. Alegrémonos de que este hombre mandara a paseo a los Stones, no era su lugar. Tampoco Deep Purple. Se mantuvo con los pies en el suelo e hizo bien.
En 1973 sale el disco que os traigo hoy, pero antes se lo había montado mejor que bien, en 1971 ya había sido nombrado por Melody Maker como el músico del año y para noviembre sorprendería con Deuce, pero, como ya decía, es en 1973 cuando nos toparemos con la joya de la corona:


Tattoo'd Lady abre el disco, y si digo que es una de las mejores canciones que se han escrito no me quedo corta, qué técnica tenía este hombre, qué técnica. Desprende filin por cada poro.
Le sigue Cradle Rock, con el sonido áspero e incendiario de la guitarra y los teclados de Lou Martin haciendo de colchón, y menudo solo, probablemente uno de los mejores, de esos que no están en "Los 100 mejores solos de la Historia según Rolling Stone" y que hacen que te preguntes quien demonios hace esas listas. Atención al slide o bottleneck o como demonios lo queráis llamar.
Con 20:20 Vision nos topamos con la primera y única acústica del disco. Está muy bien. No se que pasa con Rory que todo el mundo mira para la eléctrica (y oye, razón no les falta) pero no es excusa para que las acústicas pasen tan desapercibidas...
La cuarta es They don't make them like you anymore. Elegancia en estado puro.

Me estoy dando cuenta de que es la primera vez que subo una entrada al blog y miro todas las canciones antes en Youtube, menudos directazos, brutalisimos. Es un fiera.


Who's that coming y A million miles away tampoco las encontraremos en Spotify en versión de estudio, solo en directo, pero vamos, que estas son las pequeñas alegrías que te da Spotify... que pensando que te quita las grandes canciones te obliga a escuchar los directos.
En el directo de Who's that coming nos encontraremos con un pequeñito fragmento del American Patrol de Glenn Miller, qué graciosillo era. Y un solo de slide brutal, hiperépico.
En A million miles away nos toparemos con un tema indescriptible, es sencillamente precioso.

Os dejo con el disco y os sumo las canciones que faltan en directo (otro día hablaremos del directo).

Rory Gallagher – Tattoo

Rory Gallagher – Cradle Rock - Live
Rory Gallagher – Who's That Coming? - Live
Rory Gallagher – A Million Miles Away - Live

Rory Gallagher fue un músico al que todo el mundo le tuvo mucho cariño, del que todo el mundo siempre habló bien. Un tipo campechano que disfrutaba como nadie en los conciertos. Su afición por la cerveza, junto con las pastillas que le recetaron para superar su miedo a volar consiguieron acabar con su hígado, que hubo que transplantarlo, la operación salió bien pero falló el post-operatorio. Murió por una infección a los 47 años.


Una vez le preguntaron a Jimi Hendrix que cómo se sentía siendo el mejor guitarrista del mundo, a lo que el de Seattle contestó: "Pregúntaselo a Rory Gallagher".
Queda todo dicho.




Espero que lo disfruteis.

6 comentarios:

Eder dijo...

Recuerdo mi primer contacto con este tipo. fue hace un año. fue la primera cancion q me paso la señorita Marina (king of zydeco, si no me fallan las neuronas). pero nunka me dio por indagar en su carrera musical (solo lei en wikipedia algo de su vida xd). asi q cn esta super entrada rockera rockera pero requeterockera (como a mi me gustan jajaja) me cultive mas sobre la musica de este tipo y sobre sus asombrosos directos xd.

Davicin dijo...

Buena entrada, Taste en directo y Tatoo eran discos que escuchaba mi padre cuando yo era pequeño (creo que todavía andan por casa) heredé buena parte de su gusto musical pero bien es cierto que a este hombre no lo he escuchado casi nada, la ultima canción que escuche suya igual fue de hace cuatro años, nunca le concedí demasiado tiempo quizá porque en esa época no me llamó demasiado la atención.
Despues de esta gran entrada y de lo bien que hablas de el lo escucharé en plan serio, queda pendiente meter algo de el en mi mp4 :)

Marina dijo...

Ese es el espíritu =)
Ya nos contareis que tal
Gracias chicos ^-^

Fernander dijo...

No he escuchado nada de este tipo en mi vida, creo. Tampoco me sonaba ni el nombre.
¡Que desastre! xD
Quizá me de por escuchar algo, ya veré.

Buena entrada, por cierto. Te pongo un "interesante" :D

Tío Rutero-Sam dijo...

Estoy escuchando A Million Miles Away. Suena muuuuuy bien. Gracias Marina!!!

Por cierto, dentro de poco te veo haciendo una entrada de Belle&Sebastian o de Lorys Meyers... :P

Marina dijo...

Me alegro de que guste =)
A Belle & Sebastian los escuché bastante cuando estaba comenzando primero de bachiller por recomendación de un compañero de curso que sabía (y sabe) un montón de música y los Lori Meyers son los Lori Meyers jaja De todos modos, creo que son más cosa de Sampe que mía. Él está mucho más puesto que yo en esas cosas y por tanto, puede hacerlo (y lo hace) mucho mejor.

=)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...