viernes, 3 de septiembre de 2010

The Rocky Horror picture show

¿Ya estaba tardando, eh?

Vamos a engrosar las filas de la filmoteca de We Dance Rock con un extraordinario musical de 1975 titulado como esta entrada, The Rocky Horror picture show.

La bizarra obra maestra de Richard O'Brien y Tim Curry nos da una sentidísima arenga sobre el extremo hedonismo, los placeres de la carne y su oposición a la conservación del status quo que trata de eliminarlos y devolver las ovejas descarriadas al redil.

Protagonizada por Tim Curry como el doctor Frank'N'Furter, extravagante científico plagiad... inspirado en el clásico Víctor Frankenstein de Mary Shelley, servido por su mayordomo, el jorobado y medio calvo Riff Raff (Richard O'Brien), su voluptuosa criada Magenta (Patricia Quinn) y una especie de groupie de voz EXTREMADAMENTE irritante, Columbia (Little Nell), es un travestido transexual transilvano que, en su búsqueda del placer supremo, decide crear su "monstruo" en la forma de un rubio y musculoso Rocky Horror (Peter Hinwood), nos cuenta la historia de dos prometidos, Brad Majors y Janet Weiss (Barry Bostwick y Susan Sarandon, respectivamente) que, en un pequeño viaje de novios, acaban por perderse y acudir al castillo del científico para pedir un teléfono desde el que llamar o, en su defecto, cobijo hasta que pase la tormenta y puedan arreglar su coche. Aunque no son ni mucho menos los personajes más graciosos o representativos de la película son los que entregan el mensaje de O' Brien a través de su propia evolución personal a través de la historia.

Sólo me queda ahora presentar tres de los personajes, el Dr. Everett V. Scott (Jonathan Adams), rival del personaje de Curry; Eddie, un cameo de Meat Loaf, antigua creación más o menos fallida de Frank y el criminólogo narrador (Charles Gray). Una delicia verle bailar The time warp, por cierto.

Ahora no sé qué más decir de la trama sin meterme en spoilers, así que os hablaré un poquito de las canciones que tiene:

Los créditos los introduce un tema de O'Brien llamado Sciene Fiction (Double feature) "homenajeando" al cine de ficción y metiendo chistes facilones sobre super héroes, todo ello aparentemente cantado por unos turgentes labios que resultan ser los de Patricia Quinn.

Apenas empieza la película tenemos una boda tras la que se declaran su mutuo amor Brad Majors y Janet Weis en la canción Damnit Janet (o Oh Brad, I'm mad) tras la que parten en coche al viaje de novios del que os hablaba. Tras estropearse su coche en la carretera deciden ir al castillo que habían visto por el camino en cuyo patio, bajo la lluvia y viendo la perturbadora silueta de Riff Raff en la ventana, da comienzo la canción Over at the Frankenstein place.


Una vez les abre la puerta este mayordomo la canción más bailable de la película comienza: The time warp, en que se presenta a toda la convención de transexuales transilvanos que había reunido Frank para celebrar la creación de su criatura, en cuyo final hace su estelar aparición Tim Curry cantando el Sweet Transvestite, sin duda la escena preferida por el público (y la mía, por supuesto), en que se presenta a sí mismo, a su pequeña convención e, ignorando los ruegos de Majers por un teléfono, sube a la joven pareja al laboratorio, donde contemplarán su creación al ritmo de I can make you a man, interrumpida por la aparición de Meat Loaf en Hot Patootie-Bless my soul (atención al saxo del rockero) y por fin terminada en I can make you a man (reprise)

Ahora sí que no puedo seguir sin machacaros el absurdo final, sólo decir que la posiblemente mejor canción (a pesar de mi favoritismo por Sweet Transvestite) está casi al final de la película, con una puesta en escena espectacular y mostrando ese desarrollo personal del que hablé en los ahora tan cambiados novios. Podéis escuchar aquí Rose tint my world.


3 comentarios:

Alejandra dijo...

Tienes razón, ya tardabas! Y yo estoy tardando en verme la película, que ya tengo curiosidad y todo... Aunque seguro que no es mejor que verte a ti cantando y bailando sus canciones... jajaja

Rapsodia dijo...

Efectivamente, ya tardabas.
Y Alejandra, sí, tu también estás tardando...
Y ya puestos yo debería ver el final, que da igual que me lo hayas contado mil veces... quiero saber hasta que límites llega.

Anónimo dijo...

Acabo de tener la impresión de que este musical podría ser perfectamente una fantasía sexual de Tim Burton jajajajajajajajaja. Muy buena entrada, tendre que verlo, me has convencido jajaja.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...